IES Cabañas: el aprendizaje a través del trabajo cooperativo

¿Qué es?

El trabajo cooperativo estudiado en el ámbito de la Neuropsicología y la Psicología educativa y del desarrollo, es un campo abierto a nuevas formas de enfocar el proceso enseñanza-aprendizaje y pasa por una renovación profunda de la metodología.

En efecto, implica un proceso donde la clave es la colaboración y el trabajo en grupo y a partir de la aplicación de los métodos adecuados, se pueda llegar a una suerte de engranaje metafóricamente hablando en el que cada miembro del equipo aporta su grano de arena para la consecución de un objetivo común: el éxito en la asimilación profunda y completa de los contenidos. La metodología busca el fomento de habilidades sociales, lo que en última instancia pone de relieve el esfuerzo individual necesario para el éxito total del grupo.

Si echamos la vista atrás a los estudios, la literatura y las investigaciones al respecto, hemos de atender en primer lugar al método Montessori, que ha llevado el trabajo cooperativo a las aulas, no como un mero complemento sino como eje metodológico y forma de aprendizaje, aunque su implementación se ha limitado más a la Educación
Infantil y Primaria. Nosotros hemos intentado desarrollarlo en un centro de Secundaria.

En segundo lugar, podemos tener en cuenta las investigaciones del pedagogo Pere Pujolàs que da un enfoque preciso de este tipo de trabajo en las aulas para poder obtener la metodología y las herramientas adecuadas.

¿Qué habilidades aporta?

El trabajo cooperativo transmite una serie de valores entre los que podemos destacar la responsabilidad individual, como ya hemos señalado anteriormente, porque si un miembro del grupo no hace su parte, el desarrollo del proceso no puede continuar; la humildad, al verificar que todos/as podemos aportar pero también necesitamos de lo que nos aporta el compañero/a, estableciéndose relaciones horizontales en las que nadie es más que nadie; la asertividad porque al hacernos convivir estrechamente en el proceso enseñanza aprendizaje podemos ver  diferentes puntos de vista y al final hemos de integrarlos todos y respetar a todos/as.

El trabajo cooperativo transmite una serie de valores entre los que podemos destacar la responsabilidad individual, la humildad, la asertividad.

Proyecto de centro en el I.E.S. Cabañas

Este proyecto educativo basado en el aprendizaje cooperativo buscando que fuese una cooperación real y no una utopía fue la carta de presentación del nuevo equipo directivo del centro IES Cabañas de la localidad de La  Almunia de doña Godina (Zaragoza) en el año  académico 2019-2020 (Jorge Jiménez Portillo, director; Laura  López de Armentia, secretaria; Marta Domínguez Alonso, jefa de estudios; Ana Cascajo Gil , jefa de estudios adjunta y Rosario García García, jefa de estudios de Formación Profesional). La presentación del proyecto por parte de los nuevos candidatos/as fue aprobada por el claustro, el equipo directivo saliente y la inspección educativa y se implementó durante ese mismo curso académico.

Alumnado trabajando de manera cooperativa un poema de la poeta Carmen Jodrá dentro del programa Poesía para llevar del Gobierno de Aragón en un aula de 1º ESO.

En un principio se implementó para los dos primeros cursos de la Educación Secundaria Obligatoria, 1º y 2º ESO, porque suelen ser años de transición, momentos donde se gesta el fracaso escolar y donde están los principales problemas de convivencia y disrupción. A colación de esto último, hemos de señalar que pudimos apreciar que en los momentos en que se trabajaba en cooperativo había motivación en el alumnado, se gestionaba mejor la convivencia en el aula y no se daban situaciones de disrupción.

Se decidió aplicar dicha metodología en las asignaturas troncales de Lengua y Matemáticas y se hizo para ello una estudiada planificación del horario del profesorado para poder obtener el docente apoyo en el aula de otro docente. Se asignaron dos días a la semana para el desarrollo de trabajo cooperativo al hilo de los contenidos curriculares de las materias, así como un día a la semana para que los profesores implicados de ambas asignaturas tuviesen una reunión semanal para analizar la evolución del trabajo propuestas de actividades diarias y también actividades concretas llenas de creatividad para períodos de celebración de efemérides.

La formación

Y como es de suponer, no faltó la formación de proyecto de centro al profesorado implicado , así como a los docentes interesados en aplicar el trabajo cooperativo por su cuenta y en sus clases, aunque no formasen parte del grupo de trabajo.

Para todo ello contamos con el apoyo y coordinación de la jefa del Departamento de Innovación, la docente Leyre Burgui, que impartió varias sesiones de formación tras la sesión inicial impartida por la secretaria Laura López de Armentia.

En cada Departamento se nombró un coordinador/a. En el caso de Lengua Castellana y Literatura fue la profesora Pilar Sampietro y en el caso del de Matemáticas fue María Amor Santana.

 

Docentes del IES Cabañas haciendo una práctica de trabajo cooperativo

 

Ambas coordinadoras, dentro del programa Mira y Actúa, realizaron una visita al IES Cinco Villas de la localidad de Ejea de los Caballeros ( Zaragoza) para observar las dinámicas y estrategias que llevan a cabo en dicho centro pues tienen en sus espaldas años de experiencia en la realización de proyectos de trabajo cooperativo.

En otra ocasión, nuestros docentes recibieron la visita de la jefa de estudios del IES Cinco Villas y la Orientadora para recibir formación.

Técnicas empleadas

Para trabajar bajo esta metodología es imprescindible la conformación de los grupos de una manera compensada, por tanto meditada. Para conocer bien a los miembros que conformarán los grupos habrá que crear dinámicas de grupo, para lo que las sesiones de tutoría pueden ser de gran utilidad. Cada miembro desempeña un rol: secretario/a que custodia y recopila los materiales; silenciador: que mantiene el orden y el tono de voz de los participantes en su justa medida; escribiente: el que escribe los solucionarios de cada ejercicio y el portavoz: el que en las puestas en común con toda la clase se encarga de decir en voz alta las conclusiones que ha extraído su grupo.

Cada niño/a ha de sacar a relucir aquellas cualidades positivas por las que destaca para complementar al equipo.

Una vez que sabemos cómo es cada niño/a y con qué grupo funcionaría mejor se trata de formar dichas agrupaciones con el fin de que sean lo más estables posible, no conviene ir cambiando de grupo al alumnado, y se aconseja emplear los mismos grupos en otras materias.

Una vez formados los grupos comienza el trabajo. Tras la explicación del profesor/a llega la propuesta de actividades para la puesta en práctica de la exposición teórica.

En el seno de las metodologías del trabajo cooperativo hay muchas técnicas, las que más hemos practicado nosotros son tres:

  • Lápices al centro: tras la propuesta de un problema o ejercicio el docente exclama “¡lápices al centro!”. Los miembros cuentan con unos cinco o diez minutos para debatir, aportar ideas, explicarse entre ellos/as cómo han concebido la resolución, asegurándose de que todos/as hablan y han entendido el problema. Cuando el tiempo acaba, cada miembro del grupo coge sus lápices ( o el ordenador) que habían quedado en el centro de la mesa y escribe de manera individual y silenciosa la respuesta.
  • El folio giratorio: consiste en pasar el folio en blanco o cualquier soporte de papel como pueda ser una cartulina y realizar una aportación por turnos de forma escrita, entre todos los miembros del equipo de trabajo con el contenido que se les indique, de tal forma que la información se va completando sobre
    la marcha y en su totalidad.
  • 1, 2, 4: la técnica del un, dos, cuatro consiste en escribir la solución a un problema, acertijo, dilema o ejercicio propuesto por el docente, primero de manera individual (uno), después contrastar lo escrito con otro miembro del grupo y comentarlo así por parejas ( dos), finalmente corroborar si se piensa que se está en lo cierto contrastando con la otra pareja restante, es decir, cotejando la respuesta ya entre los cuatro miembros del grupo (cuatro). De este modo podemos ir añadiendo información con las ideas de todos/as.

 

Profesoras formándose en dinámicas de trabajo cooperativo en el aula

 

La práctica del trabajo en equipo siguiendo el formato de aprendizaje cooperativo pensamos que es muy productiva y fructífera, con lo señalado podemos colegir que muchas mentes pensantes siempre pueden aportar más conocimiento, y en el desarrollo de las sesiones, la aportación de compañeros/as con diferentes capacidades y destrezas pero cuyos aprendizajes terminan complementándose hace que el alumnado tenga un prisma más amplio sobre cualquier tema o contenido que se le presente.

Por último, nos gustaría señalar que la pandemia dificultó la continuación de la práctica del proyecto puesto que el alumnado tuvo que sentarse de manera individual guardando la recomendada distancia de seguridad por las autoridades sanitarias durante el curso 2020-2021.

No obstante, nos hemos propuesto irlo retomando poco a poco a lo largo de este curso escolar 2021-2022 en la medida en que el descenso de la curva epidemiológica lo va permitiendo. De hecho, en taller de lengua ya se ha llevado a cabo alguna sesión de cooperativo.

Por Marta Domínguez Alonso, profesora de Lengua Castellana y Literatura y Jefa de Estudios del I.E.S. Cabañas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.